International Day for the Eradication of Poverty

 

United Nations International Day for the Eradication of Poverty 2020

Concept Note

Theme—“Acting together to achieve social and environmental justice for all

 

The theme for the Day this year addresses the challenge of achieving social and environmental justice for all. The growing recognition of the multidimensionality of poverty means that these two issues are inseparably intertwined, and that social justice cannot be fully realized without aggressively rectifying environmental injustices at the same time. Whereas progress has been made in addressing income poverty, there has been less success in addressing the other important dimensions of poverty, including the rapidly growing impact of the environment, within a more holistic approach.

As the global environmental situation continues to deteriorate, the lack of urgency and focus on repairing and limiting damage to our shared environment is moving humanity relentlessly towards an increasingly poisoned and damaged world. We continue to overexploit, mismanage, and pollute vital natural resources, including land, fresh water and our oceans. Such environmental damage and destruction disproportionately affect the livelihood, food security and health of people living in poverty.

We are losing crucial biodiversity from deforestation, land-use change and other human caused activities, while the inappropriate use of pesticides, heavy metals, plastics and other substances is causing such compounds to appear in alarmingly high levels in our food supply. Plastic litter, including marine plastic litter, can be found everywhere and microplastics are present in the food we eat, in the water we drink, and in the air we breathe.

Roughly 1.4 million people die each year from preventable diseases, such as diarrhea and intestinal parasites, associated with poor sanitation and lack of access to clean drinking water. Air pollution, from smog in cities to smoke inside the home, poses a major threat to health and kills an estimated seven million people worldwide every year — 9 out of 10 people breathe air containing high levels of pollutants. Most of the disease burden, especially in developing countries, is the consequence of poverty.

Our inability to curb greenhouse gas emissions because of our appalling lack of political will and global solidarity, has steered our planet onto the dangerous path towards irreparable climate change. As global temperatures and sea levels rise in tandem, as oceans acidify and rainfall patterns change for the worse, people living in poverty will be the first and most severely impacted. Millions of people could be plunged further into poverty as climate change and worsening environmental conditions make it more difficult for them to secure decent livelihoods.

In addition, our already rather tenuous progress towards social and environmental justice has been abruptly disrupted by the devastating coronavirus pandemic which has already infected millions and killed hundreds of thousands. The pandemic has not only changed the way we physically interact, but it has also turned the spotlight on the serious and persistent underlying social and environmental inequities that beset our societies. It has exposed our hesitant and dismal collective efforts in addressing extreme poverty, social inequities, climate change and the environment.

Since the onset of the pandemic, it has been clear that the more fortunate have had more and better opportunities and resources to shield themselves at home from the virus, observe social distancing, practice essential hygiene and enjoy access to adequate medical care. They have also been protected from the worst effects of the economic lockdown by being able to tap social safety nets, extended unemployment benefits as well as access to government handouts, bailouts, and loans.

This contrasts sharply with the situation facing the less fortunate for whom such basic protections are weak or largely absent. People who are homeless and living on the street simply cannot effectively protect themselves from the virus. Families experiencing extreme poverty are forced to live in overcrowded substandard housing with inadequate access to clean water and proper sanitation. Their children lack even the most basic tools, digital access and support to continue their education during periods of lockdown.

Millions of children who no longer receive school meals are going hungry. Sadly, many people living in poverty have no choice but to continue to toil, despite knowing full well they risk exposing themselves and their families to the coronavirus. They have little or no recourse to social safety nets nor qualify for assistance to help them weather the economic hardships caused by the pandemic.

 

“We lose control of the season and we no longer know when to sow. I spent money to have a little piece of land ploughed. I couldn’t sow because it’s not raining. We choose to lose only the money spent on weeding instead of losing the seed money on top of it.”

Farmer in Haiti

Our misplaced faith in economic systems that value development at any cost, have fostered unsustainable production and consumption patterns which now threaten the health and integrity of the biosphere. We must change course and implement a growth paradigm that incorporates environmental sustainability and social justice at its core. As was evident well before the onset of the global pandemic, our reckless disregard for the health of the natural environment has meant that countless families experiencing extreme poverty are now living, working and playing closest to the worst sources of pollution and in the most environmentally degraded and fragile areas.

People living in extreme poverty, often through sheer necessity, are the first to act decisively within their communities in response to poverty, climate change and environmental challenges. However, their efforts and experience often go unnoticed and unappreciated; their ability to contribute positively to solutions has been overlooked; they are not recognized as drivers of change, and their voices are not heard, especially in international bodies.

This must change. The participation, knowledge, contributions and experience of people living in poverty and those left behind must be valued, respected and reflected in our efforts to build an equitable and sustainable world in which there is social and environmental justice for all.

Governments must act decisively—in partnership and in solidarity with people living in poverty —to effectively address the impending global economic downturn that now threatens to erase part of the gains in reducing poverty and stall efforts to fight climate change and environmental degradation. The United Nations’ measures to ensure Member States can achieve the SGDs by 2030, including its proposed socio-economic responses to the global pandemic, must be robustly pro-poor and fully focused on establishing green pathways to recovery.

Celebrated since 1987 as the World Day for Overcoming Extreme Poverty and recognized by the United Nations in 1992, the International Day for the Eradication of Poverty promotes dialogue and understanding between people living in poverty and their communities, and society at large. “It represents an opportunity to acknowledge the efforts and struggles of people living in poverty, a chance for them to make their concerns heard and a moment to recognize that poor people are in the forefront in the fight against poverty.” (United Nations, Report of the Secretary General, A/61/308, para. 58)

More information about initiatives, events and activities to mark October 17 around the world can be found at: UNDESA website, and overcomingpoverty.org.

 

International Committee for October 17 12, rue Pasteur F-95480 Pierrelaye, France
http://www.overcomingpoverty.org
international.committee@oct17.org
Note: The views in this document do not necessarily represent those of the United Nations or its Member States.

 

Día Internacional de las Naciones Unidas para la Erradicación de la Pobreza 2020

Nota explicativa

 

Tema—« Actuar juntos para lograr justicia social y medioambiental para todas las personas »

 

Este año, el tema del día internacional aborda el desafío de lograr la justicia social y medioambiental para todas las personas. El creciente reconocimiento de la multidimensionalidad de la pobreza significa que ambos elementos están inseparablemente entrelazados, y que la justicia social no puede realizarse plenamente sin abordar simultáneamente y de manera drástica las injusticias medioambientales. Aunque se ha avanzado en la lucha contra la pobreza en el ámbito de los ingresos, se han tenido menos en consideración, en el marco de un enfoque más global, otras dimensiones importantes de la pobreza como el creciente impacto medioambiental.

A medida que se deteriora la situación del medio ambiente en el mundo, la falta de diligencia y de atención en cuanto a la reparación y limitación de los daños ocasionados a nuestro medio ambiente común arrastran a la humanidad hacia un mundo cada vez más contaminado y degradado. Continúa la sobreexplotación, la mala administración y la contaminación de recursos naturales vitales como la tierra, el agua dulce y los océanos. Esos daños y destrucción del medio ambiente afectan especialmente a los medios de vida, la seguridad alimentaria y la salud de las personas que viven en situación de pobreza.

La necesaria biodiversidad desaparece en razón de la deforestación y del cambio de prácticas de uso de la tierra y otras actividades humanas, mientras que el uso inadecuado de plaguicidas, metales pesados, plásticos y otras sustancias impulsan la aparición de estas en los alimentos, en proporciones alarmantes. Los residuos plásticos se han multiplicado, entre otros en el medio marino, y los microplásticos están presentes en los alimentos que comemos, en el agua que bebemos y en el aire que respiramos.

Cerca de 1,4 millones de personas muere cada año por enfermedades que podrían evitarse, como la diarrea y los parásitos intestinales, ocasionados por la falta de saneamiento y de acceso al agua potable. La contaminación del aire y la contaminación en las ciudades también representan una gran amenaza para la salud y matan a cerca de siete millones de personas en el mundo cada año —9 de cada 10 personas respiran aire con sustancias contaminantes. La mayor parte de las enfermedades, especialmente en los países en desarrollo, son consecuencia de la pobreza.

Nuestra incapacidad para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero debido a nuestra lamentable falta de voluntad política y de solidaridad mundial ha llevado a nuestro planeta hacia el peligroso camino de un cambio climático irreparable. Mientras las temperaturas y el nivel del mar aumentan al mismo ritmo y se ven alteradas la acidificación de los océanos y los ciclos de precipitaciones, las personas que viven en situación de pobreza son las primeras y más gravemente afectadas. Millones de personas podrían verse aún más hundidas en la pobreza a medida que el cambio climático y la degradación de las condiciones medioambientales dificultan que puedan lograr medios de vida decentes.

Por otra parte, nuestros ya bastantes débiles logros en materia de justicia social y medioambiental se han visto bruscamente interrumpidos por la devastadora pandemia de coronavirus que ya ha infectado a millones de personas y matado a cientos de miles. La pandemia no solo ha cambiado nuestra manera de interactuar, sino que también ha puesto de relieve las graves y persistentes desigualdades sociales y medioambientales que afligen a nuestras sociedades. Ha puesto al descubierto nuestros vacilantes e insuficientes esfuerzos colectivos para hacer frente a la extrema pobreza, a las desigualdades sociales, al cambio climático y la destrucción del medio ambiente.

Desde el inicio de la pandemia, resulta obvio que las personas más afortunadas han tenido más y mejores oportunidades y recursos para protegerse del virus en sus hogares, para observar las medidas de distanciamiento social, velar por la higiene indispensable y disfrutar del acceso a una atención médica adecuada. También se las ha protegido de los peores efectos del estancamiento económico gracias a los servicios de seguridad social, a las prestaciones de desempleo, pero también a las ayudas, a los programas de recuperación económica y a los préstamos del Gobierno.

Esto contrasta fuertemente con la situación que enfrentan las personas menos afortunadas, para quienes esas protecciones básicas son deficientes o están en gran medida ausentes. Las personas sin hogar y que viven en la calle sencillamente no pueden protegerse eficazmente del virus. Las familias que viven en situación de pobreza extrema se ven obligadas a vivir en viviendas insalubres y hacinadas, sin acceso al agua potable y equipos de saneamiento adecuados. Sus hijos e hijas carecen de las herramientas más básicas, de acceso a la tecnología digital y del apoyo necesario para continuar su escolarización durante los períodos de confinamiento.

Millones de niños y niñas que han dejado de recibir alimentos en la escuela pasan hambre. Lamentablemente, muchas personas que viven en situación de pobreza no tienen más opción que seguir trabajando sin descanso, a pesar de saber perfectamente que corren el riesgo de exponerse a sí mismas y a sus familias al coronavirus. Cuentan con pocos o con ningún recurso para acceder a los dispositivos de seguridad social y no pueden acceder a una ayuda que contribuya a superar las dificultades económicas causadas por la pandemia.

 

«Ya no tenemos control sobre las estaciones y ya no sabemos cuándo sembrar. Gasté el dinero que tenía en la compra de una pequeña parcela pero no pude sembrar porque no llueve. Decidimos perder solo el dinero que gastamos para desherbar en lugar de perder también el dinero de las semillas»

Campesino de Haití

Nuestra injustificada fe en los sistemas económicos que valoran el desarrollo a cualquier precio han incentivado modos de producción y consumo insostenibles que ahora amenazan la salud y la integridad de la biosfera. Debemos cambiar de rumbo y aplicar un paradigma de crecimiento que sitúe la sostenibilidad medioambiental y la justicia social en el centro de nuestras preocupaciones. Como ya se puso de manifiesto mucho antes de que se iniciara la pandemia, nuestro desprecio hacia la protección del medio ambiente ha hecho que innumerables familias que viven en situación de extrema pobreza trabajen y jueguen cerca de las peores fuentes de contaminación y en las zonas más degradadas y frágiles desde una perspectiva medioambiental.

Las personas que viven en la extrema pobreza, a menudo por pura necesidad, son las primeras en actuar de manera concreta dentro de sus comunidades en respuesta a la pobreza, al cambio climático y los desafíos medioambientales. Sin embargo, sus esfuerzos y su experiencia suelen pasar desapercibidos y no se aprecian; no se toma en consideración su capacidad para contribuir positivamente a la búsqueda de soluciones; no se les reconoce como impulsores del cambio y sus voces no se escuchan, especialmente en los órganos internacionales.

Pero esto tiene que cambiar. La participación, los conocimientos, las contribuciones y la experiencia de las personas en situación de pobreza y a quienes se deja atrás deben ser valoradas, respetadas y se deben reflejar en nuestros esfuerzos por construir un mundo equitativo y sostenible en el que haya justicia social y medioambiental para todas las personas.

Los Gobiernos deben actuar con determinación —en asociación y en solidaridad con las personas que viven en situación de pobreza— para dar una respuesta eficaz a la recesión económica mundial que ahora amenaza los logros alcanzados en la reducción de la pobreza y frena los esfuerzos en la lucha contra el cambio climático y la degradación del medio ambiente. Las medidas de las Naciones Unidas para garantizar que los Estados miembros alcanzan los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030, entre ellas, las respuestas socio-económicas propuestas a la pandemia mundial, deben diseñarse en favor de las personas en situación de pobreza y centrarse plenamente en el establecimiento de soluciones ecológicas para la recuperación económica.

Desde 1987 se celebra el Día Mundial para la Erradicación de la Extrema Pobreza, reconocido en 1992 por las Naciones Unidas como el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza. Esta jornada promueve el diálogo y la comprensión entre las personas que viven en situación de pobreza con sus comunidades y con la sociedad en general. «Constituye una oportunidad para reconocer los esfuerzos y la lucha de las personas que viven en la pobreza y para que estas hagan oír sus preocupaciones, así como para reconocer que las personas pobres se encuentran en la vanguardia de la lucha contra la pobreza». (Naciones Unidas, Informe del Secretario General, A/61/308, párrafo 53).

Pueden encontrar más información sobre las iniciativas, eventos y actividades para conmemorar el 17 de octubre en todo el mundo en el sitio web de UNDESA y en mundosinmiseria.org

Comite Internacional 17 de Octubre 12, rue Pasteur F-95480 Pierrelaye (France)
http://mundosinmiseria.org

comite.international@oct17.org

Nota: Las opiniones expresadas en el presente documento no representan necesariamente las de la Organización de las Naciones Unidas o de sus Estados miembros.

 

 

Hits: 28

Leave a Comment

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *

*
*